Prost! Los 10 principales errores de viaje a evitar en Alemania

Ah, Alemania. La tierra de los lederhosen, la cerveza y... ¿los percances en los viajes? Sí, es cierto: incluso los viajeros más experimentados pueden cometer algunos errores importantes al explorar este hermoso país. ¡Pero no temas, querido lector! Hemos compilado una lista de los 10 principales errores de viaje que la gente comete en Alemania, para que pueda evitarlos como un profesional.

  1. No llevar efectivo

Los alemanes aman su dinero en efectivo. No es raro encontrar tiendas, restaurantes e incluso hoteles que no aceptan tarjetas de crédito. Por lo tanto, asegúrese de tener algo de efectivo a mano, especialmente si planea aventurarse fuera de las principales ciudades.

  1. No aprender frases alemanas básicas

Claro, muchos alemanes hablan inglés, pero siempre es una buena idea aprender algunas frases básicas, como "hola", "por favor" y "gracias". Muestra que estás haciendo un esfuerzo para conectarte con los lugareños y puedes hacer que tus interacciones sean mucho más fluidas.

  1. No aprovechar el transporte público

Alemania tiene un excelente sistema de transporte público, con trenes, autobuses y tranvías que pueden llevarte a cualquier lugar. No malgastes tu dinero en taxis o autos de alquiler cuando puedes viajar de manera cómoda y económica con el transporte público.

  1. sobreembalaje

A menos que esté planeando una expedición de un mes, no es necesario empacar todo su guardarropa. Los alemanes tienden a vestirse de manera más conservadora, así que deja tu ropa llamativa en casa y opta por atuendos cómodos e informales.

  1. No respetar los cierres dominicales

En Alemania, muchas tiendas y restaurantes están cerrados los domingos. Es un día de descanso, y los lugareños lo toman en serio. Por lo tanto, planifique en consecuencia y abastézcase de lo esencial el día anterior.

  1. Subestimar el clima

El clima de Alemania puede ser impredecible, incluso en verano. Siempre traiga una chaqueta o un suéter, incluso si hace sol afuera. Y si está de visita en invierno, no olvide su abrigo y botas de invierno.

  1. No probar la cocina local.

Alemania tiene algunos platos tradicionales deliciosos, como schnitzel, salchichas y chucrut. No tenga miedo de probar algo nuevo y siempre pida recomendaciones a los lugareños.

  1. No respetar el espacio personal.

Los alemanes tienden a valorar el espacio personal y pueden parecer distantes para los extraños. No lo tome como algo personal, es solo una diferencia cultural. Dele a las personas su espacio y evite pararse demasiado cerca o tocar a alguien que no conoce bien.

  1. Saltando las ciudades más pequeñas

Sí, Berlín y Múnich son ciudades increíbles, pero no te olvides de las ciudades y pueblos más pequeños. Ofrecen un vistazo a la vida tradicional alemana, con una arquitectura encantadora, tiendas pintorescas y gente amable.

  1. No disfrutar de los jardines de cerveza

Por último, pero no menos importante, no se pierda las famosas cervecerías al aire libre de Alemania. Son un elemento básico de la cultura alemana, con mesas comunitarias, cerveza deliciosa y comida abundante. Entonces, ¡toma una jarra y haz nuevos amigos!

Evite estos errores de viaje y seguramente tendrá un viaje increíble a Alemania.

Además de los platos populares mencionados anteriormente, hay muchas delicias locales alemanas que definitivamente vale la pena probar. Aquí hay algunos más:

  1. Sauerbraten: Un plato de carne de res marinada que se cocina a fuego lento y se sirve con una salsa agridulce. Suele acompañarse de albóndigas de patata y col lombarda.

  2. Flammkuchen: también conocida como tarta flambeada, es un plato delgado y crujiente parecido a una pizza de la región de Alsacia. Por lo general, se cubre con crème fraîche, cebollas y tocino u otras carnes.

  3. Rouladen: carne de res en rodajas finas que se enrolla con una mezcla de cebollas, tocino y pepinillos, luego se cocina a fuego lento en una rica salsa. Por lo general, se sirve con papas o spaetzle.

  4. Maultaschen: una especialidad de Suabia, son albóndigas grandes y pastosas que se rellenan con carne picada, espinacas y pan rallado. A menudo se sirven en un caldo o con una salsa cremosa.

  5. Labskaus: un abundante plato marinero del norte de Alemania que consiste en puré de patatas, ternera salada o carne en conserva, cebollas y remolacha, todo triturado en una especie de papilla. Se suele servir con un huevo frito encima.

  6. Schupfnudeln: albóndigas de patata en forma de dedo que se hierven y luego se fríen con mantequilla y pan rallado. A menudo se sirven con chucrut o una salsa cremosa.

  7. Königsberger Klopse: Albóndigas hechas con una mezcla de ternera y cerdo, aromatizadas con alcaparras y jugo de limón, y servidas en una salsa blanca cremosa. Suelen acompañarse de patatas o arroz.

  8. Spargel: Alemania es famosa por sus espárragos blancos, que están en temporada de abril a junio. Por lo general, se sirve simplemente, con salsa holandesa y papas hervidas.

  9. Schwarzwälder Kirschtorte: También conocido como pastel de la Selva Negra, este es un rico pastel de chocolate con capas de crema batida y cerezas, y aromatizado con kirsch (brandy de cereza).

  10. Apfelstrudel: un postre clásico elaborado con finas capas de hojaldre rellenas de manzanas endulzadas, pasas y canela. Por lo general, se sirve caliente con helado de vainilla o crema batida.

Hay muchos más platos locales deliciosos para descubrir en Alemania, así que asegúrese de explorar la escena culinaria del país durante sus viajes.

Alemania es un país lleno de historia, cultura y experiencias únicas. Es un destino perfecto para los viajeros que aman explorar nuevos lugares, probar comida deliciosa y disfrutar de un ambiente vibrante. Al evitar los errores de viaje comunes y estar abierto a nuevas experiencias, puede aprovechar al máximo su viaje a Alemania y pasar un momento verdaderamente memorable.

Consejos locales:

  1. Echa un vistazo a los mercados locales: Alemania es famosa por sus mercados navideños, pero hay muchos otros mercados que vale la pena visitar durante todo el año. Estos mercados ofrecen una amplia gama de productos, desde productos frescos hasta artesanías y recuerdos únicos. Además, son una excelente manera de sumergirse en la cultura local y conectarse con los lugareños.

  2. Salga de los caminos trillados: si bien vale la pena visitar destinos turísticos populares como Berlín y Múnich, hay muchas gemas ocultas en Alemania que los viajeros suelen pasar por alto. Considere explorar ciudades y pueblos más pequeños, o visitar atracciones menos conocidas. Es posible que descubras algunos lugares realmente sorprendentes que la mayoría de los turistas nunca llegan a ver.

  3. Pruebe los vinos regionales: si bien Alemania puede ser famosa por su cerveza, también tiene una rica cultura del vino. Cada región de Alemania produce sus propios vinos únicos, y probarlos es una excelente manera de sumergirse en la cultura local. Algunas de las regiones vinícolas más famosas de Alemania incluyen el valle de Mosel, Rheingau y Baden. Muchas bodegas ofrecen recorridos y degustaciones, lo que le brinda la oportunidad de aprender sobre el proceso de elaboración del vino y probar algunos vinos deliciosos.

¡Viajes felices!

Regresar al blog

Dejar un comentario